Isabel Martínez Gilaraz

Nací hace 50 años en Madrid, un tormentoso 5 de junio.

Supongo que ya desde ese día estaba escrito que me dedicaría a este noble arte, ya que nació hace muchos años atrás otro escritor andaluz, Federico García Lorca.

Aunque de pequeña escribía relatos y redacciones escolares, no fue hasta la adolescencia, cuando me regalaron una máquina de escribir, dónde, para practicar aprovechaba la ocasión para hacer mis primeros pinitos con borradores que guardo en el cajón.

En 2009, mientras mi padre descansaba, escribía en el ordenador sin pensar que estaba dando vida a la que sería mi primera obra, “La sombra de la boa”. Actualmente se encuentra en periodo de reedición para, en próximas fechas salir de nuevo a la venta publicada con nueva imagen. Se trata de una narración breve, de misterio, cuyo protagonista es un palo mugriento y sucio, con forma de ese reptil que esconde un secreto.

Años más tarde llegó “Lección de vida”. Se trata de una novela  más seria y medio basada en hechos reales, en la que el protagonista tiene cáncer pero no quiere que nadie se entere y lucha por salir él solo de la enfermedad. Narra el proceso de curación y con un final que  se espera, según se va leyendo y que quiere ser un homenaje a las personas que tiene esta terrible enfermedad, como apoyo a su lucha diaria.

Después escribí “El tiempo de las horas perdidas”. Se trata de una novela erótica escrita con bastante descripción, en la que la protagonista, una alta ejecutiva de falda ajustada y tacón alto, sólo obtiene placer  cuando piensa fantasías eróticas en  su imaginación , hasta que de repente conoce al hombre que le hace ver la vida como es en realidad y disfrutarla.

Ambas se unieron en “El Compendio”.

Por último, y no menos importante, escribí “El alma de las cosas pequeñas”. Un cuento ameno narrado en primer animal ya que es Duque, mi perro, el protagonista que cuenta sus vivencias día a día, desde que lo adopté de la tienda de animales y lo traje a vivir conmigo.

Actualmente, estoy centrada en la reedición de “La sombra de la boa” y espero próximamente retomar mi quinta novela, “Cayetana”.